DE CUANDO EL CUERPO TE PIDE UN BREAK

63 comentarios en “DE CUANDO EL CUERPO TE PIDE UN BREAK”

  1. Mi Anita, siempre hace falta tomarse un break. El cuerpo avisa sin duda. Escribe cuando te de la gana. Esto debe ser algo que te llene, ya sea de alegría o que saque tus penas, pero nunca una obligación. Sabré esperarte, sabré espetar a Triana y a los poemas que emanan desde el fondo de tu corazón. Besos mi Anita.

    Le gusta a 2 personas

  2. A cuidarse tocan y el descanso incluye bastante más que dejar de publicar, que no de escribrir como tú muy bien dices.

    Así que ahora párate, observa y decide qué otras cosas pueden esperar, muchas, seguro, y cuàles son las que de hoy no pueden pasar.

    Te quiero, Anita.

    Le gusta a 1 persona

  3. En algún momento de la vida todos pasamos por tiempos de break, necesarios para renovarse y volver más fuerte que nunca y dando importancia a lo que realmente lo tiene, son momentos para recolocar las prioridades. Cuídate mucho, te esperaremos. Mindfulness!!! Un abrazo enorme!!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Te comprendo muy bien. Toda afición que nos crea una obligación no puede ser buena. Nuestro cuerpo es nuestro reloj y a veces se desajusta, eso pasa cuando nuestro día pasa de las veinticuatro horas.
    A descansar emocionalmente y hasta ya mismo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Quién no necesita un kit kat en la vida, un paréntesis, un escondite temporal para reparar las fisuras. Sobre todo cuando se es patrimonio de la humanidad (ph). No hay que ser esclava de los viernes, ni de la poesía, solo de una misma, de lo que pide alma y cuerpo. Descanso?, que así sea. Besazos

    Le gusta a 1 persona

  6. Reblogueó esto en Sin Oropel ni Garufay comentado:
    ¡Ana! ¡Cuántas verdades! Enhorabuena tus aciertos. Allá me iré yo, la próxima semana, a la sombra de un árbol a darle al cuerpo horas de relajación. Eso sí, sin dejar de escribir, escribir en las almas, las únicas que nos han de acompañar para seguir fortaleciendo y ensanchando los caminos de las buenas voluntades, a contrapelo de los que se empeñan en amargar y acobardar a la especie. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

      1. Una escritora como vos ha de ser una salvadora. He escrito mucho por estos días, a la sombra de aquel árbol: tus recuerdos. Y claro, he tenido cobija y lugar para vos, estuviste siempre, en el más grato y placentero recuerdo. Gracias por ser y estar mi querida y entrañable Ana.

        Le gusta a 1 persona

  7. Particularmente, echo de menos aquellas entradas reflexivas, puesto que la poesía no es mi fuerte. No obstante, entiendo el parón, puesto que yo también hice uno en su momento, y a día de hoy sólo publico cuando me apetece o cuando creo que tengo algo que decir.
    Ánimo y mejórate 🙂
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me alegro de que ya puedas ver el enlace. Efectivamente, el poema se lo adjudicaron erróneamente las “redes” a Borgespeare, como tantos otros. Ahora toca descansar y recuperarte que veo que en verdad lo necesitas pues, incluso los mensajes ocultos que dejo entre mis poemas se te pasan por alto… jajaja ahí lo dejo, para despertar un poco ese espíritu curioso que siempre demuestras en tus reflexiones. Buen descanso y que un buen príncipe interrumpa tu descanso con un beso.

      Le gusta a 1 persona

  8. Mira, querida Ana, cómo a través de tu experiencia personal llegas al mismo punto que el budismo… Eso me parece hermosísimo. Claro que es una pena que hayas pasado por estos problemas, pero como eso es inevitable no puedo menos que alegrarme, al menos, por el hecho de que hayas sacado tan ricas enseñanzas de ese mal trago.
    Por cierto, sigue sin forzar nada; por darle el tiempo que tu cuerpo necesite y que tu mente requiera. Una persona tan hermosa como tú –y cuando digo “hermosa” esto quiero que se entienda bien y que nadie me malinterprete: lo digo en todo (TODO) el amplio sentido del término– necesita estar completa para brindar todo lo que sé que tienes para brindar.
    Cúrate, recupérate, se tú. Nosotros estaremos aquí, esperando todo lo que sea necesario.

    Besos mil, abrazos, otros tantos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo no sé si es el budismo o qué Roberto, pero hace bastante tiempo que descubrí que cuando mi cuerpo se queja, algo estoy haciendo mal. Uno no puede evitar las enfermedades claro está, pero determinados estados son fruto de hábitos erróneos que podemos reconducir. Vamos a intentar fluir, te parece?
      Gracias por lo de hermosa persona. Seguramente lo soy porque me rodeo de otras hermosas personas entre las que te incluyes. Dos mil para ti.

      Le gusta a 1 persona

  9. Hacía un tiempo me preguntaba… ¿por qué no me llegan los avisos de la poesía de los viernes? Gracias por la aclaración, pero no me extraña en absoluto. ¿Existe algo más sabio que escuchar el cuerpo? Lo dudo. Felicidades por la decisión. Y gracias por el poema de tu jueves reflexivo; precioso y certero, al clavo. 😉
    Abrazo infinito, querida Ana.

    Le gusta a 1 persona

      1. ¿Cómo no te voy a entender si me pasa lo mismo? La diferencia es que yo me las tomo y ni aviso, jaja. Cuando puedo, cuando quiero, cuando lo deseo. Nadie nos obliga a nada; que sea solo placer, querida Anita. Besos miles de vuelta para tu merecido descanso. 🙂

        Le gusta a 1 persona

  10. Ay, Anita, que bien te entiendo. Y eso que no soy de las que se matan a subir entradas, sino que me he tomado los break que la vida me ha ido imponiendo.
    Admiraba que puntualmente semana tras semana tuvieses tu precioso poema para compartir, lo sigo admirando, pero no entendía cómo lo podías hacer y ahora veo que eso pasa factura, porque a mi, con mi pequeña producción de posts, a veces me la ha pasado.
    Cuando una devoción se convierte en obligación, malo, malo.
    Has tomado una sabia decisión, por ahora nos quedan tus poemas y no poemas y aquí estaremos cuando decidas que quieres volver aunque no sea los viernes.
    Besos mil

    Le gusta a 2 personas

    1. En realidad el problema es que hay varios aspectos ajenos al blog que necesitan ahora mismo toda mi atención y he querido hacerlo todo a la vez y eso me ha paso factura. Por eso el pequeño Kit Kat. En cuanto todo se coloque de nuevo, los poemas y las reflexiones volverán a ser periódicos. Un besazo querida Luisa. Es un lujo tenerte por aquí.

      Le gusta a 1 persona

  11. Sí, echaba de menos llegar tarde a tus viernes de poesía, y me preguntaba en qué andabas. Ahora, con todo aclarado, solo me queda desearte un feliz descanso. Porque, tú misma lo has dicho, tienes que descansar.
    Y lo que más me gusta es que eres tan coherente como yo: de poco a nada. Dices que tienes que espaciar los poemas y lo primero que haces es regalarnos uno 😉
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  12. Aquí estoy, en esta cola interminable de personas que te queremos…
    Fluye Ana, deja que tu alma y tu cuerpo vuelvan a fundirse que de ello llegará la sanación. No te preocupes por nosotros, estaremos siempre que nos necesites cerca y esperamos con paz sabiendo que este break será para que vuelvas con la misma sensibilidad y energía regeneradas. Sabes que te quiero mucho, y si necesitas un nuevo encuentro en la “escalera 14”, para allí me voy…!

    Le gusta a 2 personas

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s