UN PEQUEÑO GESTO

85 comentarios en “UN PEQUEÑO GESTO”

  1. Muy cierto, Ana. Nunca se sabe a ciencia cierta si nuestros esfuerzos darán el resultado que esperamos o si, por el contrario, nos tendrán reservado un dramático final. Pero cuando parten de una decisión propia (si no los determina la necesidad o las imposiciones de terceros), sea cual sea el desenlace, habrá sido algo nacido de nosotros mismos y…, por lo tanto, un gesto palpable de nuestro libre albedrío.

    Saludos cordiales.

    Le gusta a 3 personas

    1. Eso también es verdad Pablin. Cuánta razòn tienes querido. Lo que pasa que al leer esta noticia me he quedado tan estupefacta que solo hacía que preguntarme si merecía la pena. Y creo que si que merece la pena esforzarse siempre. Gracias por venir Pablo. Un besazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Bello querida Ana..

    Abandonar la carrera no es una opción para los que quieren llegar, sólo los que quieren ganar se atacan por correr y hacerlo sin parar y muchas veces sin sentido.

    La muerte de ese corredor, nos recuerda que estamos de paso y que lo que no hicimos, puede que no tengamos la oportunidad de hacerlo más, así que hay que hacer lo que está a nuestra mano, ahora y ya!

    Ese pequeño gesto
    Nos lleva a ser más honestos.

    Abrazote!!!

    Le gusta a 2 personas

  3. Tus reflexiones llegan en un momento justo, Ana. Sabes que no estoy pasando por momentos felices; pero aun así, hace un par de días he recibido una noticia que empeora todo aún más. ¿Parece increíble, no? Pues no, no es nada increíble, porque la noticia ahí está, aunque yo no quiera. Tus palabras me ayudan en este momento más de lo que crees, te lo agradezco, aunque ellas hayan llegado hasta mí de manera indirecta.

    Abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Desconozco las dificultades por las que pasas o esas noticias que llegan para empeorarlo todo, pero quiero transmitirte mi sincero deseo de que encuentres la mejor manera de sobrellevarlo, y mientras ganas tiempo al tiempo, todos esperamos de algún modo, que las soluciones lleguen para ti.
      Un fuerte abrazo de esos que recargan pilas y corazones.

      Le gusta a 2 personas

      1. La empatía, Pink; es una de las más profundas muestras de hermandad de las que el ser humano dispone. Tu comentario es una maravillosa muestra de ello. Sin conocerla deseas el bien de alguien más, de alguien que es sólo un “otro”, un ser lejano pero que necesita un abrazo amigo. Gracias por darlo de una manera tan sincera y tan potente que la siento en lo más profundo de mí.

        Un fuerte abrazo y, nuevamente, gracias.

        Le gusta a 2 personas

  4. Como todas tus entradas, Ana, llena de sensatez y sentido común. La única forma segura de no cruzar la meta es no tomar la salida. Puede ser que salgas y no llegues, pero si no sales no llegas.
    Felices sueños, Ana

    Le gusta a 1 persona

  5. Yo tambien “sufri” la carrera con eso de las calles, me desplazo en autobus y en este caso intentaba regresar de un dia de caminata en una aldea cercana, deseoso de llegar a casa tomarme una ducha e ir a la cama, pero ¡Oh! ¡Sorpresa!! El autobus llego a la Abadia de Cenero con media hora de retraso. asi que me dedique a sacar unas fotos – Nada, que paciencia es lo que me sobra pero algunos pasajeros no fueron tan amables con el pobe conductor que cumple con su trabajo y nada tiene que ver con maratones ni rollos de ese estilo. Me gusta el paralelismo que estableces con aquel señor que daba animos y como estos ayudan cuando uno cree tener todo perdido. Eso lo se de sobrada experiencia, pero Amiga, en el dia a dia escasean ese tipo de personas, la tendencia es mirar a otro lado no sea que les contagies la “palida” que llevas contigo. En cuanto a lo del señor fallecido ofrece varios niveles de analisis, pero es lamentable ciertamente. No se si eres madre, de ser asi que tengas un feliz dia mañana lo que es seguro es que eres una “trabajadora de las letras” asi que ¡feliz dia igual!

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues te contaré la otra cara de la moneda. Cuando ya la maratón estaba terminando, cogí mi coche y me situé la primera en la calle perpendicular a la avenida por la que transcurría, calle que estaba obstruida por una moto de la policía municipal. Terminó la carrera y yo me mantuve esperando a que el propietario de la moto la moviese para poder continuar hacia mi casa. Dos coches se situaron detrás. El segundo espera también paciente. Sin embargo el tercero comenzó a tocar la bocina como si no hubiera mañana. Se bajó el segundo conductor a explicarle que la moto impedía el paso, me bajé yo, vió la moto y a pesar de eso quería que yo pasara por entre la moto y la acera y le dejase continuar. Gesticulando de muy maĺos modos se fue indignado hacia el guardia, unos metros más allá a consultar a ver por qué el tráfico ya estaba abierto en la avenida y en aquella calle aún no. Puede que fuesen cinco minutos, mientras el guardia apartaba vallas y recogía ci ntas, pero el conductor impaciente no tenia espera. Por fin quitaron la moto y seguimos. Los hay que no tienen paciencia y encima quieren pasar por encima de los demás. En fin
      Si, soy madre. Y mañana lo celebraré con la mia y con mi hija. Es una de las profesiones más duras pero también de las mas bonitas.
      Gracias Miguel. Un besazo

      Me gusta

  6. El esfuerzo siempre nos dejará una recompensa. Luchar contra las adversidades es parte de merecer la recompensa.

    …Está dentro de cada uno (experiencias) saber cuando debemos luchar contra la corriente o desistir a los imposibles.

    Es triste saber de la muerte de un competidor.

    Gracias por la reflexión que nos compartes.
    KnHs

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Jagxs. Es parte de la vida también la muerte. La reflexión comenzó siendo un canto al esfuerzo por conseguir algo y en un momento se convierte en la duda de si el esfuerzo merece la pena. Pero eso es la vida también, en un momento te cambia de rumbo. Gracias por venir. Un beso

      Le gusta a 2 personas

  7. La vida nos pone a prueba todos los dias pero “para atrás ni para coger impulso”. Todo esfuerzo tiene su recompensa y si te vas te habrás ido haciendo algo que querias hacer, que te ilusionaba y por lo que estabas peleando. Todos estamos de paso, mejor irnos disfrutando de la vida.
    Feliz día de la madre, Ana!!! Besos!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tus palabras Cris, después de leer la noticia me quedé muy impactada preguntándome si merece la pena, y todos vosotros habéis sido rotundos con un “si” a pesar de todo. Y me habéis convencido. Si que merece la pena luchar y esforzarse por lo que queremos.
      Feliz día de la madre para tí también querida mia. Un beso enorme.

      Le gusta a 1 persona

  8. Madre mía. Me has emocionado. ♥ Qué razón en esas palabras, y qué suerte las personas que tenemos a alguien que nos anime a seguir con todo cuando ya se vuelve todo cuesta arriba. Qué pena me ha dado leer el último párrafo Ana… Pero desgraciadamente hay cosas que pasan y no se puede hacer nada contra ellas…
    Disfruta del puente de mayo, un besito!

    Le gusta a 1 persona

    1. Querida Irene….los que me siguen hace ya un tiempo saben, que no hay nada que me guste más que hacer brillar los ojos ajenos, de emoción, no de tristeza. Gracias por tus bellas palabras. Son tan bonitas como tiernas. Efectivamente hay cosas que son inevitables. Yo acostumbro a usar una frase de mi madre que dice que todo tiene solución menos la muerte y así es definitivamente. Aprovechemos cada minuto como si fuera el último y adelante, siempre podemos más. Un besito cariño y feliz puente.

      Le gusta a 1 persona

  9. En mi trabajo aprendes a dominar los impulsos de tu mente, es casi una obligación. Tu instinto hará que pares, que frenes mucho antes de que tu cuerpo desfallezca o el pánico te impida evaluar correctamente la situación a la que te enfrentas… ¿Merece la pena el esfuerzo, el riesgo? El error está en colocarnos barreras mucho antes de empezar el camino. Eres madre y hay madres que no superan un parto complicado y… ¿merece la pena el riesgo? El error no es correr riesgos, el error está precisamente en hacerse esa pregunta. Este es mi modesto punto de vista.
    Me encantan los debates que suscitan tus reflexiones… y que Triana esté buscando una nueva playa y un nuevo reto para descubrir su piel…

    Le gusta a 1 persona

    1. Luego el instinto es el que nos ha de guiar? Estamos muy poco acostumbrados a usarlo y a escuchar las señales que nuestro cuerpo nos envía.
      El error está condicionado por los aprendizajes que tenemos de tantos años escuchando-ten cuidado,que te vas a caer, no podrás, te harás daño- y esa pesada losa es difícil de levantar. Afortunadamente ya ves que todos han costestado lo mismo. Si, rotundamente si merece la pena el esfuerzo. A mi también me encantan los debates,sobre todo porque me hacen aprender cada día. Todos contribuís a ello.
      La playa, la arena fina, el sol, el agua fría….erizando pieles…no digo más.

      Le gusta a 1 persona

    1. Si lees los comentarios de todos los demás, no hay ni uno solo que diga que no merece la pena aunque el final sea dramático. Todos coinciden en que siempre merece la pena el esfuerzo. Y a mi me han convencido. Pero haceros reflexionar era justo el objetivo. Gracias!!! Animo, adelante!!!

      Le gusta a 1 persona

        1. No eres la rarita! No sabemos si daremos la vida antes de llegar a la meta o llegaremos a ella. Si no salimos, como dice Luis, no llegaremos nunca. Y morir tarde o temprano moriremos todos. Probablemente habrá muchos momentos en la vida en que quieras abandonar por miedo a qué pasará, pero al final merece la pena siempre. Estos casos son los menos. Piensa en todos los miles que consiguieron llegar y no solo en el que no lo logró.

          Me gusta

  10. Los dos aspectos de tu entrada me han gustado. Por un lado, tu estilo escribiendo, de lo que no voy a hablar porque me parece objetivo.
    Por otro lado, el contenido en sí. Podría repetir lo que ya han comentado todos sobre el afán de superación, sobre no rendirse.
    Y sobre la muerte del atleta. Sólo un matiz: puede que a ti te parezca que merece la pena luchar hasta el final literalmente. Pero ¿les merece la pena a tus allegados? ¿Estás luchando por ti o también por ellos?
    Sí, ya lo sé. La vida no es fácil. La muerte tampoco.

    Le gusta a 1 persona

    1. Pero es que tú no puedes llevar la carga y la responsabilidad de lo que piensen, sientan u opinen tus allegados pienso yo. Se me ocurre por ejemplo, un escalador profesional que dedica su vida a subir montañas. Su objetivo es subir la más alta o la más difícil. Su familia sabe de su afición y le apoyan. Y al final imagina que un alud se lo lleva. Pues creo que su familia, a pesar de la pérdida, pensarán que se fue haciendo lo que le hacía feliz. Y el montañero no dejó de realizar la actividad porque a los suyos no les gustase sino que buscaba ser feliz haciendo lo que más le gustaba. O un corredor de Formula 1 por ejemplo, arriesga la vida a 300 kms por hora pero vive feliz haciendo lo que le llena. Creo que no deberíamos cargar con la responsabilidad de lo que opinen otros porque entonces viviremos su vida, no la nuestra no crees?

      Le gusta a 1 persona

      1. Claro que lo creo. Si estoy de acuerdo. Quizá no he matizado lo suficiente. Al final es un juego de preposiciones y pronombres. Al principio piensas, aunque seas un simple trabajador por cuenta ajena, que tampoco hay que ser un héroe sobrehumano , puedes ser un héroe cotidiano, que es por ellos. Al final acabas pensando, cuando te sientes querido, que es para nosotros, por nosotros… con nosotros. Ellos te apoyan para que tú seas uno más, para que seamos nosotros, y entonces merezca la pena el sacrificio. Esta consideración es la que he tratado de expresar. Hay que ser egoísta. Hay que ser generoso.

        Le gusta a 1 persona

    1. Buenos días Antonio!! No es que se haya puesto de moda, es que correr es la forma más barata de hacer deporte. Bueno barata cuando empiezas. A medida que vas mejorando, es como todo, te vas gastando pastizales en equipación. Pero yo siempre dije que cuando no hay dinero y la crisis azota, el deporte más barato es salir a correr.
      Y tú por qué madrugas si hoy es fiesta???

      Le gusta a 1 persona

              1. Eso es lo que nos han hecho creer, los ricos son unos vagos de lujo, les interesa que sigamos teniendo complejo por no hacer nada mientras ellos disfrutan de verdad, se levantan tarde, desayunan de puta madre, le echan un ojo a sus finanzas y planean el siguiente golpe, sin sudar. Cada vez que aciertan mandan a la pobreza a mucha gente que no para de trabajar. No, sentimiento de vago, ninguno.

                Le gusta a 1 persona

  11. Creo que hay sacrificios absurdos. Como aquellos que te llevan a perder la vida, o la dignidad, o el norte. Esforzarse y continuar es necesario. Pero valorar tus fuerzas y no aplicarlas a imposibles es inteligente. No corro, por tanto, quizás, no lo entiendo. 😘

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo he corrido un máximo de 14 kms y en esos momentos, aunque estás cansado, no tienes sensación de que ya no puedes más, al contrario, las endorfinad te dan subidón y vas a tope. Yo desconozco el caso de este corredor pero quizás el tampoco fuera consciente de lo que pasaba.

      Le gusta a 1 persona

  12. Tu relato me encanta y tambien tu mensaje de perseverancia . Claro que tenndriamos que conocer nuestros limites …., aunque en ciertas ocasiones , ayudados por el entusiasmo propio y ajeno, gastamos toda nuestra energía sin medir los esfuerzos….

    Le gusta a 1 persona

    1. Lo has resumido a la perfección. Lo que pasa es lo que dices de que nos ciega a veces el entusiasmo propio o ajeno. Lo ideal es esforzarse pero a la vez conocernos bien para saber cuando parar. Pero eso sí que es complicado creo yo. Besos y gracias

      Me gusta

  13. Reblogueó esto en Los Reblogueos de etarragoy comentado:
    Hago una síntesis, (un corte), que describe la potencia anímica de esta entrada. Gracias Ana …

    Mi reflexión de hoy llega con los aplausos de mi compañero de acera y su mujer. En los más duros momentos de la vida, cuando ya piensas en abandonar, bajas el ritmo, quieres tirar la toalla, unas palabras alentadoras de alguien, pueden ser suficientes para que te levantes de nuevo y vuelvas a la carrera. Ese pequeño gesto, te anima a seguir adelante a pesar de la dificultad. Tener a ese animador que te alienta, que te aplaude, que valora tu esfuerzo, ayuda más que ninguna otra cosa en el mundo. Esa persona no hará la carrera por ti, ni moverá tus piernas, ni sudará tu sudor, pero está ahí para decirte -adelante, tu puedes- y con eso ya es suficiente para no abandonar.

    Y por último, otra reflexión más, hoy va por partida doble.

    Cuando pienses que ya no te quedan fuerzas, que no puedes más, que la lucha no tiene sentido, que todo se termina, no te engañes, siempre puedes un poco más, aún te quedan fuerzas y de la misma forma que los que iban caminando volvieron a correr, estirando el esfuerzo, todos podemos dar un poco más y seguir.

    ¡Adelante, ya queda muy poquito!

    Me gusta

  14. Yo solo puedo caminar, más o menos deprisa, tan solo andar. Mis problemas de columna no me lo permiten. No entiendo la “moda” de ahora de ponerse a correr sin ton ni son y sin antes no hacerse un cheque médico. Pero en la carrera de la vida no hay que competir por nada, no merece la pena. No es vencedor el que llega primero sino el que lo hace de forma ordenada a su cuerpo y a su mente. Y por supuesto sin rendirse. Feliz tarde noche.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo si que he corrido pero ahora ya hace tiempo que no. Si que es cierto que la mayoria nos ponemos a correr sin un chequeo previo y eso es peligroso. No sé si este era el caso. Y es verdad que en la vida no hay que competir, solo esforzarnos por conseguir el objetivo deseado y de eso es de lo que yo quería hablar aqui. Que a veces es duro y cuesta pero si tenemos a alguien al lado dándonos ánimo pues es mucho más fácil. Sin rendirse claro que si. Feliz tarde y noche para ti también.

      Le gusta a 1 persona

  15. Ana querida, deberías escribir un libro acerca de las triquiñuelas de la vida.
    Como eventual corredora adicta a las carreras populares he de decir que recibir aliento de personas ajenas es un sentimiento maravilloso, tanto en carrera como fuera de ella.
    Un besazo,
    Uma.

    Le gusta a 1 persona

  16. A veces hay que saber dónde están nuestros límites, por mucho que tengamos palabras de aliento. La mente nos permite excederlos con control positivo, pero el cuerpo no da más de sí y se reinicia. El problema es que cuando nos reiniciamos, a menudo nos quedamos apagados para siempre. Aun así, gran reflexión y muy cierta para muchos otros ámbitos en la vida. Besitos de aliento

    Le gusta a 1 persona

  17. Pues supongo que mientras corría, vivía. (quiero decir: disfrutaba de en lo que le satisfacía emplear su tiempo). Por el contrario, -y aunque parezca una perogrullada-, una vez fallecido, qué más da? Si no se entera.
    Supongo que si “supiésemos” cuándo nos toca el final de nuestros días, tal vez los restantes los viviésemos con cierta moderación. Aunque… Querríamos -de verdad-, tener ese dato?
    Yo, no.

    Le gusta a 1 persona

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s