TRY EVERYTHING

130 comentarios en “TRY EVERYTHING”

              1. Yo aprendo de ellos cada día, aunque lo disimulo para que no se vengan arriba y se lo empiecen a creer a tan temprana edad. La sociedad, no sé por qué, tiende a demonizar a la gente joven, y se equivoca por completo, hay que darles la palabra, la oportunidad de expresarse y que nosotros podamos aprender también de ellos.

                Le gusta a 1 persona

              2. ¡Y estos señoras y señores son los profesores que a mi más me gustan¡
                plas, pla, plas,
                La oportunidad de que hablen, de averiguar qué les bulle dentro, de que encuentren aquello que les hace brillar. Tenéis una gran responsabilidad pero a mi me consuela saber que cada día hay más MAESTROS capaces de despertar esos talentos dormidos de nuestros hijos. Olé tu!

                Le gusta a 1 persona

              1. Ja Jajaha yo estoy más en no irse a los extremos. No negativizar todo ni happy flower. Siempre animo a mis hijas en sus inquietudes pero también les digo las posibles consecuencias de sus acciones

                Le gusta a 1 persona

  1. Ahí estás, Ana. Me encantó la filosofía de plátano, de este, del otro está claro que tampoco es mala. Educar es difícil, requiere esfuerzo y a menudo el más grande consiste en ejercitar la imaginación, día a día. Ser negativo infunde temor, capa la iniciativa, por eso se recurre tanto al “que viene el coco”, por comodidad, por pereza, por falta de preparación también, ojo, educar es una asignatura compleja. Y esto extrapólalo al resto de situaciones y convivencias, amigos, trabajo, etc. Siempre revolucioné todos los grupos rebatiendo lo que se decía, llevando la contraria, pero sin imponer nada.

    Le gusta a 1 persona

    1. La filosofía del plátano es una pequeña muestra solo de lo que se puede hacer con un gesto pequeño. Una sonrisa, un gracias, un “tu puedes”, a veces, alguna persona muy querida para mi me llama o escribe para decirme: Solo dime que todo saldrá bien, y yo le contesto: por supuesto, no lo dudes, todo saldrá bien, y eso es suficiente para que el día cambie o lo miremos distinto.
      En cuanto a la del otro plátano…no te digo nada porque ya sabes lo que pienso.
      Estoy segura de que como formador eras de los mejores, y todavía lo eres aunque de momento no ejerzas. Besazos de miércoles corazón!

      Le gusta a 1 persona

      1. Si, quítale plátano y ponle otra cosa, filosofía en general (vale para el otro plátano, jajaja) Mi etapa de formador fue apasionante, era de los mejores para los alumnos, eso es lo que cuenta, esperaban a la salida de un cursillo para decírmelo, y se me caía la baba. Gente de todas las edades. Más besos

        Le gusta a 1 persona

  2. Si’, has dicho cosas muy savias y todos tendrían que copiarte….

    Aquí en Italia , de parte de los padres , hay otra mala tendencia , o sea , la de defender a sus críos de los maestros y profesores , aunque sea .
    Si los niños (o los hijos adolescentes!) reciben una mala nota , la mama’ corre a la escuela a pelearse con el docente , y si no consigue asustarlo , o hacerle cambiar la nota…ahi’ llega el padre que amenaza el profesor con malas palabras y promesas de venganza…

    Me gustaría saber si ahí pasa igual y tu parecer sobre el asunto…

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno pues yo no estoy en la docencia pero lamentablemente creo que ocurren casos similares. Tendríamos que pregunta a algunos de los profesores que me leen pero si, algo de eso si que ocurre, no sé en qué medida, pero ocurre.

      Me gusta

    1. En esas estamos, como padres es nuestro trabajo, intentar educar desde lo positivo. Lo del plátano seguro que la niña lo recordará cuando crezca y es posible hasta que ella lo lleve a la práctica si algún día tiene hijos. Gracias como siempre por dejar tu aportación. Besazos

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo es que no sé ni por dónde empezar… Por entradas como esta es por las que empecé a escribir en WordPress, para aprender y mejorar como persona. Yo recibí esa educación negativa, que desencadenó en una serie de miedos e inseguridades que incluso ahora que soy adulto trato de resolver. Ojalá muchos padres leyeran este post y se aplicaran el cuento.
    Menos proteger a los hijos y más apoyarlos. De mayores lo agradecerán.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Bueno pues cuando necesites motivación, pásate por esta casa, que yo dinero no tengo para darte, pero motivación te doy la que quieras. Al final lo que todos necesitamos es no sentirnos solos y que alguien al lado nos da la mano y nos dice que todo irá bien. Pues eso Pablo, todo ira bien. Besines

      Le gusta a 1 persona

  4. Mi querida Anita, tan rubia por fuera y tan arcoíris por dentro…
    Y quizá la tibieza cálida de tu piel se acompasa con los latidos de tu corazón y estos con la blancura de tu alma… Y sientes, y escribes, y te muestras radiante.
    Bello es lo que dices y te acompaño en esto, sabes que lo hago, sabes que te sigo, sabes que te quiero y que te admiro.
    No voy a transformar una frase negativa en positiva exactamente como pides, sólo voy a elevar aún más algo que tú has dicho y que es un paso indudable en el camino cierto que propones. Has dicho sustituir el “no puedo” por el “voy a intentarlo de nuevo”, un avance innegable sin duda, pero el mismo concepto de “intentarlo de nuevo” nos coloca psicológicamente ante la posibilidad de no conseguirlo, pues sólo es eso, un intento… Yo te propongo sustituir el “voy a intentarlo de nuevo” por el “VOY A HACERLO”, sin dudas, sin miedos, con pasión y confianza. Esto te aporto si lo quieres, y también un beso, que no se “intenta”, se DA. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Ayyyy que te como!
      Si es que como no voy a sonreír con comentarios como este.
      Pues mira, tengo que darte la razón en esto. Hace unos meses, asistí a una ponencia de un coach que hablaba sobre esto. El, como tu, sostenía en su intervención que eso de intentarlo no servía para nada, que o lo hace o no lo haces. Un intento es solo eso, la intención de hacerlo pero sin el convencimiento de que lo vas a conseguir. Y yo cuando escribí esta entrada no recordé esta ponencia, pero tu me la has traído a la memoria muy acertadamente con tus palabras. Eso es, voy a hacerlo! Esta es la frase que debemos cambiar. Hazlo de nuevo.
      Y tú, hazlo de nuevo, sorpréndeme siempre! Yo si que te admiro! El beso lo quiero y otro que te doy, o dos.

      Me gusta

  5. Llamadme cagón, miedoso, negativo, apedreadme, lo que queráis. Pero no soy capaz de ver a mi hijo a 4 metros del suelo, o a mi hija a 2, y decirle “Haz lo que quieras, que si te caes yo te ayudo”. Ayudarle… ¿a ir al hospital? No digo imposibilitarle el moverse hipersobreprotegiendo, pero tampoco dejarle a la mano de Dios, que si se rompe un brazo ya se le unirá que el cuerpo es sabio. Pero en muchas ocasiones sí que puede darse la opción de cambiar la frase por algo positivo. Algunos padres son muy tremendistas. Y si se juntan en un parque, juegan a ser más tremendista que el de al lado. Besitos positivos

    Le gusta a 1 persona

      1. Lo hago, pero a veces ir con cuidado no evita que te pegues el trompazo. ¿Por qué no decirle lo que le puede pasar si se cae y que él valore y actúe? No le obligo a bajar, sólo le informo de que puede caerse (o no), y si ocurre, lo que le puede ocurrir

        Le gusta a 1 persona

        1. A ver Óscar, no dramaticemos. En primer lugar nadie asegura que te vayas a caer, igual que nadie asegura que no te caerás. No tenemos bola para predecir el futuro. Los padres somos los que tenemos que poner límites, no se trata de dejar que hagan todo lo que se les ocurra porque si no sería un descalabro. Tu decides qué pueden y qué no pueden. A mi entender si decides dejar que hagan algo, lo que tu consideras que es seguro, entonces es donde creo que hay que motivar. Y en lo que consideres que corre peligro, pues a lo mejor es tan sencillo como decirle: cuando seas un poco más mayor podrás hacer eso.
          El problema viene cuando les dejamos hacer algo pero a continuación va la frase negativa. Si le dejas hacerlo, anímale, si no le dejas porque es peligroso, pues no le dejas y ya está.

          Le gusta a 1 persona

  6. No digo ninguna frase negativa porque no tengo a quien decírsela (aunque a veces hablo conmigo mismo) pero saco en conclusión que tú fuiste al parque con la antena puesta 😉

    Me gusta

  7. Yo también soy de los que recibieron una educación negativa que crea miedos e inseguridades que cuesta mucho superar pero con mis dos hijas he intentado que se convirtieran en dos personas capaces de comerse el mundo aunque en ese camino se tropezaran, porque para aprender a levantarse primero hay que caerse.
    Hoy para mi querida Ana, aplauso-ovación. Besos!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Creo que a los que tenemos más de cuarenta nos educaron en esa inseguridad y siendo mujeres mucho más por supuesto. Hay quien sigue educando igual que lo aprendido y luego están las que como tú, decidieron romper la norma. Los aplausos y la ovación van para ti y para ellas. Besos!!!

      Le gusta a 1 persona

  8. Estupenda iniciativa Ana, no podría decirte algo negativo porque aprendí por muchas piedras en el camino a ver el lado positivo de las cosas, y aplicar tu iniciativa a diario. Como comercial hoy llovía bueno pues el objetivo hacerle una competición 😉 ir más rápido para que la lluvia vaya más lenta que yo y ganarla la batalla mientras que salto charcos con mis botitas. BESOS ENORMES ANA.

    Le gusta a 1 persona

  9. Quisiera dejarte alguna frase negativa que suelo utilizar, pero por mucho que pienso, no se me ocurre ninguna 😉 😉 No quiero decir que mi vida haya sido un paseo sobre rosas, pero mi lado positivo, se ha desarrollado tanto que huyo de la negatividad como gatito escaldado.
    Otra vez sera, mi Ana guapa!
    Besetes de esos que se dan, y se dan.

    Le gusta a 1 persona

    1. Me gusta que te guste Miguel. Es cierto que se confunde sobreprotección con amor y cuidado y luego por otro lado no se atienden aspectos importantes de educación más básico, como respeto, empatía y solidaridad por ejemplo.
      Try Again!! Besos

      Me gusta

  10. No me gusta tu entrada de hoy, querida Ana…. 😥 ME ENCANTA… 😉 Yo a estas alturas de la película no recuerdo exactamente cómo era como madre cuando mi hijo tenía la edad de ir al parque -y yo tiempo para llevarlo- pero sí te puedo decir que ahora que ya es más mayor es más fácil cambiar negatividad por positividad a la hora de dirigirme a él… sobre todo cuando mi propia madre aún hoy en día ella a punto de cumplir los setenta y yo rozando la cincuentena aún no sabe dirigirse a mí sin una frase negativa o peyorativa… no sé si es por la época en la que se criaron o directamente porque ella es así pero difícilmente puedas estar con ella media hora sin salir tirándote de los pelos y con la sensación de que desperdicia su tiempo y el tuyo en amargarnos la existencia a ambas… de hecho esta misma tarde me ha ocurrido justo eso así que se ve que mientras tú tenías la parabólica en el parque yo intentaba desconectar la mía en casa de mi progenitora… coincidencias de la vida, querida tocaya. Disfruta de tu hija, Anita de mis amores, que cuando menos te des cuenta estás esperando a que vuelva del botellón y entonces sí que no encontrarás frases alentadoras para decirle… XD XD ❤

    Le gusta a 1 persona

    1. Jajajjaja Anita de mi vida, cómo será posible que nuestras madres sean capaces de poner el punto negativo incluso hasta cuando lo que ocurre es algo bueno? Supongo que la educación recibida en los 50-60 y siendo mujeres ha condicionado eso pero juráme por lo más sagrado que no acabaremos así por dios. Dime que estaremos sentadas en los bancos del parque riendonos de nosotras mismas y agradeciendo cada nuevo día. O bailando la conga en una discoteca de jubilados, o viajando por el mundo como la duquesa de Alba, que tenía más años que matusalen y no paraba quieta. Prométemelo por el balón ese que formamos cada día más grande con nuestro incipiente pasotismo!! Botellón dices? Me voy a ir hasta yo!!

      Me gusta

      1. Creo que por mi parte de momento te lo puedo ir jurando por Snoopy… sobre todo porque gracias a ese ejemplo tan negativo en esa parte de la personalidad de mi madre (que positivos tiene muchos, todo sea dicho) estoy precisamente practicando a diario para conseguir en mi persona justo el efecto contrario… Y todo sea dicho, mi madre también viaja mucho, de hecho mañana se va con el Imserso una vez más este año, pero hoy cuando le he dicho: “pásalo bien” me ha contestado “sí, claro, con tu padre poniéndome pegas a todo lo que decida hacer”… así es ella, amiga, amargada antes de salir, y si se queda, también… En cuanto a lo de irte de botellón, si me esperas, te acompaño… no he bebido nunca pero es muyyyy divertido ver cómo lo hacen los demás….. Un beso, amiga. Disfruta de la vida munxo munxo que pasa rápido rápido y nos la tenemos que beber a sorbos grandes y comer a bocados sabrosos para que le saquemos todo el sabor que tiene a pesar de todos los pesares…. ❤

        Le gusta a 1 persona

        1. Esa opción de conseguir el efecto contrario nos va de perlas. Lástima que luego nos toman por locas. Pero como cada día estamos más a nuestra bola pues no nos afecta.
          Estas madres, y por qué no se divorciarán?? Igual tampoco serían felices. Quizás vivir en la queja constante es su zona de confort….
          Hala coge el bolso que nos vamos de botellón!!

          Me gusta

  11. Me ha encantado tu texto, amiga Ana, como todos los que escribes. Pero no te voy a escribir una frase negativa para convertirla en positiva, porque no ha sido eso lo que más me ha llegado. Lo que me ha tocado el alma hasta el fondo ha sido encontrar a otra persona a la que también le guste percatarse de lo que sucede a su alrededor, que se olvide de libros, de móviles, de tablets y demás, y simplemente haga el silencio en su mente y esté dispuesta a absorverlo todo sin perder detalle, como una taza vacía dispuesta a llenarse de nuevas experiencias y sensaciones, para, después, sacar sus propias conclusiones.

    Por eso mismo, si tuviera que elegir (a la fuerza) alguna frase negativa, sería: ¡qué pena que no haya en el mundo más gente como tú, menos atenta a la tecnología y más atenta a los seres humanos que la rodean!

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno pues tengo que reconocer que a consecuencia de este blog mio soy más exclava de la tecnología de lo recomendable pero si es cierto que a veces hay que soltar todas las máquinas infernales y disfrutar como tu dices, absoviendo todo lo que nos rodea. En verano lo practico mucho más porque la playa es uno de esos lugares que merecen la desconexión completa. Tu frase la podemos cambiar por esta otra: qué suerte encontrar personas como tú, capaces de estar menos atentos a las máquinas y más a otras personas. Gracias. Besos y abrazos sin tecnología!

      Le gusta a 1 persona

  12. ¡Qué preciosidad de artículo Ana! Apenas te he empezado a leer hoy y ya me enamoran tus palabras. Qué mensajes tan positivos, que tan falta hacen. ❤️ Yo personalmente me quejo mucho de madrugar y de los lunes, soy toda negatividad en eso, y en otras cosas más, la verdad. Aprenderé a moldear mi forma de pensar, y de esa madre que escribe mensajes en la fruta. ¡Fan número uno de esa mamá! 🙄✨ 👏🏻

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias!!!! Me emocionan tus palabras!! Y me enamoran también.
      Podemos cambiar la frase del lunes si quieres por un: ya queda menos para el viernes. Y la de madrugar: tengo la suerte de ver amanecer cada dia. Te parece bien?
      En cuanto a la madre….ya sabe que eres fan nada más que te ha leído jajajjaja. Mil besazos!!!

      Le gusta a 1 persona

  13. Desde que leí tu entrada, te imaginé -me imaginé- en el mismo parque al que iba con mis hijos hace ya bastantes años. Llevo horas buceando por tu blog y he comprobado que efectivamente es el mismo parque, de la misma ciudad a orillas del Cantábrico. Y fui educador toda mi vida laboral en un barrio muy barrio de esta misma ciudad, en el mismo centro en que trabajó un amigo bloguero común… Y me gusta tu reflexión sobre los estímulos positivos en la educación. Tienes toda la razón. Hay que saber encontrar la belleza de las cosas más simples, y disfrutarla, y compartirla. No puedes amargarle una cena romántica a tu pareja simplemente porque la mesa que te asignaron es estrecha o demasiado larga o cojea o porque la vela parpadea mucho o parece mortecina. Si algo aprendí en este norte -me nacieron en tierras de más sol- es que los días grises abren y que, gracias a las nubes, puedo ver una explosión de verdes al levantar cada mañana mi persiana. Comparto tu actitud positiva ante la vida, Ana. Te seguiré leyendo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno pues no sé por dónde empezar.
      Este blog nació por varios motivos personales, pero que siga vivo es a consecuencia de comentarios tan bonitos como este y otros muchos de amigos blogueros que me siguen y a los que sigo. Así que empezaré con un GRACIAS.
      Si, es esta ciudad a orillas del Cantábrico, en este parque, al lado de ese centro docente que ha debido ser un lujo de centro si entre sus profesores estabais tú y mi amigo bloguero.
      Que te hayas tomado varias horas para bucear en mi blog me parece increíble, hoy en día que no tenemos ni un minuto para contemplar como sale el sol. Otro GRACIAS.
      Cada día estoy más convencida de que la belleza está en las cosas pequeñas y este comentario tuyo lo demuestra, esta crisis de los cuarenta se ha rebelado como un río de emociones desbordadas y en lugar de poner puertas al mar, dejo que fluyan sin control como al leerte.
      Nos rodea el negativismo y esto que cuentas de la cena romántica o casos similares los veo a diario y muy de cerca y es una pena esta actitud de “todo me sale mal”.
      En el norte solemos suplir el frio y la lluvia con calor humano, espero que hayas tenido suerte de conocer muchos buenos asturianos durante tu vida aqui. Paradojas de la vida, yo siempre quise que me nacieran en el sur, aunque adoro mi tierra.
      Nos seguiremos leyendo por supuesto. Gracias de nuevo por venir a mi casa. Bienvenido.

      Le gusta a 1 persona

  14. Ay! Tienes TODA la razón! Yo también soy testigo de este tipo de frases, menos mal que no todos los padres y madres son así, pero cuando escucho esa forma de quejarse me doy cuenta de que esos padres no están a gusto, no comparten para nada la felicidad del hijo o hija, por eso no son motivadores. Las frases que has puesto tú corresponderían a aquellos padres que disfrutan con los juegos de sus hijos, o simplemente con sus salidas al parque con ellos. Ojalá no llueva pero si lo hace, pues que llueva!! Ayyy, pobres niños, cuanta paciencia! ❤😊

    Le gusta a 1 persona

    1. La vida es fantástica Juan, de hecho yo creo que nadie quiere morirse. La vida es fantástica con sus blancos y sus negros o sus grises. Unas veces arriba y otras abajo y parafraseando a una persona a la que adoro -yo no quiero que me pase la vida, sin que me pase nada!!!
      Si no me llegara ningún comentario quizás fuese porque nadie me lee. A una cabaña en el monte me ire pero siempre y cuando haya internet para hacer cursos de relatos on line. Adoro mis 100 comentarios porque son de amigos estupendos que se toman unos minutos para leerme y dejarme su pequeña o gran aportación. Besos a miles!!!

      Me gusta

  15. En este mundo creo que la mejor cosa que aprendí fue que cuando me cayese fuese capaz de levantarme y eso lo me lo enseño alguien que me quería. la negatividad es algo que corroe y jay que sacarla de nuestra vida y nuestra mente.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  16. Excelente post. Me parece muy bien. Por suerte, soy de las madres positivas. Mi hija escala como si fuera grande, yo la animo sin perderla de vista, obvio, solo tiene 37 meses!!!!.Gracias por recordar que ser negativo es una decisión de vida.

    Le gusta a 1 persona

  17. Tu punto de vista y tu forma de accionar deberían ser los habituales, no cabe duda de ello; lamentablemente, como bien lo destacas, la norma es la contraria. Los padres, creyendo que protegen a sus hijos en realidad lo único que logran es criar seres temerosos en inseguros. Tee lo digo yo que soy hijo de una madre sobreprotectora en grado extremo (entre otras belllezas de su personalidad).
    Me encantó lo del plátano. ¡Ésas son madres, c….! (Algún día tu hija dirá de ti, también, algo tan bonito como esto).

    Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  18. “Qué mala suerte has tenido” la cambiaría por “Qué puedo hacer para ayudarte?” O “Qué afortunado eres con tus amigos ”
    Otra muy típica es “Qué mal trabajo tengo” que la cambiaría por “Voy a prepararme para cambiar al trabajo que me gusta” o por “Te voy a ayudar a buscar algo que te guste”.
    Hay mil maneras de motivar, de ayudar, y yo lo hago (lo intento hacer) por puro egoísmo… te sientes tan bien cuando ayudas!!!

    Me gusta

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s