COMO UNA OSTRA

126 comentarios en “COMO UNA OSTRA”

  1. Bella metáfora sensitiva Ana.
    Como también los diamantes, pedazos de carbono que tras soportar increíbles presiones
    acaba por condensarse y transformarse en cristal.
    Nos preguntas si preferimos lo anodino de la vida por la falsa seguridad que nos aporta
    o fabricar perlas… Que el corazón se nos altere, que el vello se nos erice, que la respiración
    se nos entrecorte, que las pupilas se nos dilaten y sintamos que la vida nos recorre en un solo
    instante de emoción… Eso es fabricar perlas, eso es tallar un diamante, eso es vivir y permitir
    que la existencia nos muestre el único camino que nos retorna de nuevo al hogar; el camino
    de las sensaciones que recorren los secretos de nuestra piel, que retira los velos de nuestro
    corazón, ese camino siempre impoluto y excitante que se llama Amor.
    Perlas, sí, creemos perlas a través de nuestros labios, tallemos diamantes con la mirada
    y sobre todo, dejemos que el corazón cante la canción que compuesta está desde que
    llegamos a este mundo.

    Le gusta a 4 personas

    1. Querido Lottar!! Te he echado de menos!. Y llegas y me sorprendes y me erizas la piel como siempre. Tallemos perlas o diamantes y resistamos la invasión o la extrema presión, esperando siempre ese camino al hogar.
      Bienvenido a casa!!! Precioso tu comentario!

      Le gusta a 1 persona

      1. “Bienvenido a casa”… Quizá hogar sea cualquier lugar donde se desliza una caricia, o el remanso donde un beso apasionado encuentra su lecho de sábanas de raso, o el silencio donde el único sonido sea tacto secreto y piel, o una palabra cuyo eco sea una mirada que evitar no pueda ya el incendio… Respiro y agitado está mi pecho mientras simplemente los recuerdos me dicen… Que cuando los cuerpos tiemblan como hojas los corazones ríen, y sueñan, y aman. y sedientos de ellos mismos, también gozan…

        Le gusta a 2 personas

        1. El hogar es eso Lottar, una caricia, una mirada, un abrazo cálido que nos haga sentir el calor del fuego. El hogar es el sitio al que siempre queremos volver porque sólo allí sabemos que nada malo nos puede ocurrir. No necesitamos protegernos allí dentro porque nada nos invade ni nos agrede. Gracias por volver a casa. Besos y abrazos

          Le gusta a 2 personas

    2. Que no me roben las canciones, las sonrisas, las miradas
      que sigan de largo sus vidas,
      Mas dejen la vereda abierta que a mis perlas den camino
      que ha tiempo que esperan poder saber su destino
      Mis perlas están sitiadas por muros de desatino
      por miedo al dolor intenso el diamante se esconde sibilino.
      ¿cuando pasaran los días en los que me abra con brío?
      y mostraré al mundo mi perla guardada con tanto mimo

      Le gusta a 3 personas

  2. Como aficionada a las gemas, a la naturaleza conocía la formación de las perlas. He tenido la suerte de apreciar perlas salvajes, que poco tienen que ver con las cultivadas y son realmente maravillosas, tanto como las personas resilientes, llenas de coraje para empezar una y otra vez, para levantarse, para tomar cada obstáculo como una oportunidad de aprendizaje. Como amante de las metáforas te felicito Ana. Ya sabes que las perlas me gustan y que gota a gota, se pueden hacer collares fabulosos. Feliz día

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es Marina de mis amores, de collares al final es de lo que están formadas las vidas de las personas que VIVEN con mayúsculas. Las personas a las que nunca les pasa nada no saben lo que significa hacer collares, sólo saben comprárselos!! Besines guapa

      Le gusta a 1 persona

  3. Pues no se qué decirte, lo de tener que sufrir para conseguir una perla, no acabo de verlo. Si me preguntas si quiero sufrir en la vida para salir fortalecida, pues te diré que no me apetece sufrir en ninguna circunstancia. Si llega la ocasión, pues haré mi perla, qué remedio. De todas formas, es imposible pasar por la vida sin que se te cruce algo por el camino.
    Un beso Ana.

    Le gusta a 1 persona

    1. De eso se trata creo Sensi, de que cuando llegue el intruso en forma de grano de arena o de grano en el culo, que da igual, seamos capaces de fabricar perlas con el, es imposible como tu dices, que nunca nos ocurra nada malo, en la vida se rie y se llora. Pero aprender a ver el lado bueno aún en el llanto y poder sacarle el aprendizaje o la parte positiva es para mi esencial. Sufrir? tampoco quiero, pero es que no me van a dar a escoger, cuando toca, toca. Besines perla

      Le gusta a 1 persona

  4. Me hiciste recordar otro concepto muy interesante que bien puede aplicarse también a nosotros, los seres humanos: el concepto de simbiosis. Tengo en mi cuaderno de notas unas palabras japonesas muy bonitas en su significado para subir al blog en algún momento; creo que podría hacerse un lindo ejercicio reuniendo palabras como Resiliencia o Simbiosis (y podríamos buscar algunas más, sin duda) que pueden aplicarse en un sentido más amplio, metafórico, como lo has hecho tú. Gran entrada, sin duda.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno con el término simbiosis podríamos abrir un gran debate porque en una de sus posibles definiciones se trataría de la unión entre dos organismos obteniendo beneficios mutuamente, o lo que es lo mismo, mutualismo,término que me resulta muy atractivo. Sin embargo según otras acepciones sería esa asociación en la que al menos uno de ellos saldría beneficiado y esta ya para mi es otra cosa.
      Y si, podríamos hacer una bella metáfora con esta palabra y algunas otras, te amimas??

      Le gusta a 1 persona

      1. Mmmm… Creo que no hay debate posible. Me llamó la atención esa segunda acepción del término simbiosis y, como, pensaba, es errónea. Simbiosis hace referencia a la primera definición que dejas aquí, Ana; de hecho etimológicamente la palabra es un “derivado del sustantivo griego symbiósis, ‘condición o estado de vivir juntos’, del verbo symbioun, ‘vivir juntos, convivir’. En este término -symbiosis- participa syn, ‘con, junto con, en compañía de o juntos’, el verbo bioó, ‘vivir’, o el nombre bios, ‘vida’, más el sufijo -sis, que indica ‘proceso’, por lo tanto, puede definirse textualmente como “el hecho de vivir juntos o convivir”. La segunda definición es, por lo tanto, contradictoria. Quedémonos con la primera que, además de ser verdadera, es la que más nos conviene. Y sí, claro que me animo. Podríamos ir –relajadamente– buscando términos como esos y luego escribir una entrada. Estaría bien, ya que la idea es compartida, publicar la misma entrada el mismo día. Es sólo una idea.

        Abrazo.

        Le gusta a 1 persona

        1. La segunda definición procede de un biólogo francés que fue quien habló de “beneficio de al menos uno de ellos…”
          Pero nosotros nos quedamos con la primera efectivamente.
          Lo de la entrada te invito a que la lances, yo no puedo competir contigo que tu eres un experto escritor y especialista en otras muchas cosas. No estaría a tu altura ni soñándolo!!

          Me gusta

          1. Se me ocurren varias cosas. Sería gracioso hacer un juego con “preguntas para hacer en una primera cita” (lo que voy a decir es un delirio, lo sé, pero me gusta delirar con humor, espero que éste te llegue, porque el humor es, precisamente, una de los aspectos más difíciles para que comprenda alguien de una cultura ajena). Una de las preguntas sería, por ejemplo: ¿Qué concepto tienes de la simbiosis? Si recibiéramos una respuesta como la del biólogo francés tendríamos el derecho a espantar a esa persona a base de insecticida. De lo contrario podríamos pasar a la pregunta siguiente.
            Perdón, te doy mi palabra de que sólo tomé café.
            En cuanto a lo otro, no me parece justo que digas eso; pero no vamos a discutir. Si sumo algunas palabras más (si sabes de alguna me dices) escribo la entrada y, antes de subirla, te la muestro a ti. Sea como fuere, allí estará tu nombre, porque la idea aparece a partir de tu entrada.

            Me agacho y te abrazo (exagerada).

            Le gusta a 1 persona

  5. Dices bien, Ana, pura resiliencia … de ella nos valemos muchos para seguir estando de pie, sin rendirnos, sin encogernos … como las más puras ostras.
    Me ha encantado el mensaje … gracias, Ana.

    Le gusta a 1 persona

  6. Mi Ana, regreso y me regalas esta perla de entrada. Pues si, yo prefiero ser esa perla que ha aparecido a través de las presiones de la vida, de las dudas, del dolor, de la alegría y de la tristeza. De los cambios y de la evolución. No sé si lo conseguiré pero en ello estoy. En convertirme en esa bolita blanca y nacarada además de bella.
    Mil besetes que sonríen al verte de nuevo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Muy ilustrativa tu entrada, y con mensaje. Yo tengo que decirte que alguna vez se me ha metido un objeto extraño y traumático en el zapato (china), pero no he generado ninguna perla. Como mucho un callo. ¿Vale como ejemplo de resiliencia?

    Le gusta a 1 persona

    1. A mi me encantan!! No hay una persona a la que le sienten mal las perlas. A todas las mujeres les favorecen aunque no les gusten. Pero lo que más me gusta de ellas es eso de ser capaces de fabricar algo bonito de un revés de la vida. Por eso las he usado como símbolo perfecto de resiliencia.
      Gracias por tus palabras. Bicos.

      Le gusta a 1 persona

  8. Gran reflexión. Precisamente los escritores en particular, y todos los artistas en general, la inmensa mayoría de las veces (aunque no todas, hay honrosas excepciones) crean sus “perlas” artísticas a base de las agresiones de un mundo del que se sienten marginados de una forma u otra, y al que no comprenden ni por el que se sienten comprendidos. Es una forma de catarsis más o menos inconsciente.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Catársis….esa palabra es una de las que mejor define la crisis de los cuarenta, y de la que también salen perlas preciosas fruto de este momento de constante cambio interior. Aunque como bien dices, esta no afecta a todos por igual si no que es a los escritores o a los artistas en general, personas altamente sensibles, a las que azota de una manera más implacable.
      Un mundo que les es ajeno en muchos aspectos y del que se refugian en su caparazón cual ostra produciendo perlas….
      Mil gracias por tus sabias palabras y bienvenido a mi casa. Besos

      Le gusta a 1 persona

  9. Independientemente del proceso de creación de las perlas, hablando literalmente, lo literario de tu post lleva un gran mensaje, que justo hoy necesitaba, sé que debo adaptarme a los cambios, aunque sean uno tras otro, tras otro, pero todo lo puedo aceptar y me adaptaré, creo que pronto tendré un hermoso collar de perlas 🙂
    Gracias, abrazos de luz

    Le gusta a 1 persona

  10. Nosotros tenemos en nuestro interior la fuerza suficiente para para sobreponernos a los problemas más difíciles que la vida nos plantea, sólo que no siempre se nos enseña a “hacer perlas” como tú dices amiga Ana! Sólo es cuestión de aprender a hacerlas naturalmente y no artificialmente, el amor a la vida y a sus bondades de

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Rafa!!! En mi trabajo y sobre todo en la naturaleza encontramos muchos ejemplos de resiliencia. El diamante, que se forma bajo presiones increíbles es otra de ellas. Un saludo y gracias de nuevo por venir y por dejarme tus palabras. Besos

      Me gusta

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s