AQUÍ Y AHORA

80 comentarios en “AQUÍ Y AHORA”

  1. Terminas entendiendo las bondades que hay a nuestro alrededor, ves como evolucionan las personas que están cerca, pero creo que por lo menos en mi caso que ya pasa los cuarenta, estoy rescatando lo que no pude hacer en muchas ocasiones. después de años guardando las formas en el trabajo, la familia y seguir las normas,ahora puedo hacer lo que me venga en gana.
    Deliciosos cuarenta y bienvenido los sesenta que si te empeñas lo pasas mejor.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Esta etapa es para mi la más compleja Efe, porque eres más consciente de todos los cambios de tu vida. Y creo que una vez superada, todo se vuelve sencillo, por eso que mencionas precisamente, dejas de seguir las normas que marcan los demás y empiezas a hacer lo que te viene en gana. Bienvenida esa etapa de libertad plena. Gracias siempre por tus sabias palabras. Creo que nunca te lo he dicho, pero me encanta encontrarte por aquí. Besos

      Le gusta a 1 persona

  2. A cámara lenta mi presente se desliza, etéreo, flotando, frágil como pluma al viento.
    Mirando de reojo mi pasado, oteando el futuro incierto.
    Me quedo en mi presente que se está muy agustito, flotando entre las nubes y dándome el solecito
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Disfrutando nuestros presentes que a veces también son inciertos querida Margui. La sal de la vida es quizás no saber lo que ocurrirá. Vivir en lo previsible al final hace que todo sea rutinario y aburrido, y nosotras no podemos aburrirnos…nos moriríamos!!
      Te he dicho que te quiero?

      Le gusta a 1 persona

  3. Carpe diem, amiga Ana, pero carpe también la noche, carpe las horas… y los minutos… Disfruta de las sorpresas que se esconden cada día tras lo cotidiano. Vive sin miedo porque, efectivamente, cada instante que pasa es una oportunidad que no se debe desaprovechar. Emociónate con todo e intenta sacar siempre una conclusión positiva de cada experiencia. 40, 50, 60… Solo son números.

    Le gusta a 2 personas

    1. Lo mismo te digo amigo Cándido!! Hay que vivir el presente. Tomar decisiones, seguir aprendiendo, hacer lo que nos gusta y nos hace felices. Vivir sin miedo es difícil, porque cualquier cambio asusta, pero asusta más no tomar ninguna decisión verdad?
      Besos Candi, y muchas gracias por venir y por todo lo demás.

      Le gusta a 1 persona

  4. Que tema más delicado Ana, yo creo que es inevitable pensar en lo que se pudo hacer y no se hizo, es una de las fases de la madurez, cuando llegas a cierta edad te planteas tu vida y lamentas no haber hecho ciertas cosas, estudiar más, viajar, etc., de todas formas también depende de cada persona, si te lo propones puedes conseguir cualquier cosa independientemente de la edad. En mi caso intento vivir el presente lo mejor posible y no darle muchas vueltas al futuro, sí, soy feliz con mi presente siempre y cuando los míos estén bien. Lo único que a veces pienso y me preocupa es si en un futuro me arrepentiré de haber tomado la decisión de no tener hijos, estoy harta de escuchar “Seréis viejitos y estaréis solos…” y ésto me hace replantearme otra pregunta “¿Y si no llegamos a viejitos los dos?” “¿Se quedará solo?” “¿Me quedaré sola?” Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Bueno pues no sé si mi opinión te servirá de algo, pero ahí te va. Hay miles de parejas que han tenido hijos solo por no estar solos en la vejez, y ese es el motivo más egoísta que uno puede tener para ser padre. Conozco muchas de esas parejas, que se han visto atadas el uno al otro sólo por sus hijos, siendo por ello completamente infelices. Conozco parejas que han decidido no ser padres, o simplemente la madre naturaleza no les dió esas oportunidad y tienen una vida plena y feliz con proyectos comunes y amándose a raudales.
      Que no hayas querido ser madre, en mi opinión, no impide que ejerzas de ello de otras maneras si así lo sientes y lo necesitas. Puedes acoger o adoptar si lo deseas. Yo tengo un ejemplo muy cercano, de alguien que no ha tenido hijos y todos los niños de su entorno han sido un poco sus hijos también..
      En cuando a lo de llegar a viejitos, pues claro, no lo sabemos, ni tu ni yo, y eso es una incertidumbre claro. Pero piensa cuántas personas se quedan viudos o viudas y aún teniendo hijos, están en la más absoluta soledad, en algunos casos abandonados por sus familias. Tener hijos no te garantiza estar acompañada en la vejez.
      ES difícil no pensar en ello, pero tampoco sabemos lo que ocurrirá mañana, así que, vivimos el hoy?
      Besines querida amiga.

      Le gusta a 1 persona

  5. Pues si a ti te pasa con la crisis de los cuarenta, imagina sólo unos pocos años más, te parece que la vida va a 200 por hora y día, así empiezas a devorar la vida con una “glotonería” digna de que se te atragante. Con serenidad y apreciando todo lo que tienes alrededor, que no es poco. Feliz día amiga. Un beso.

    Me gusta

  6. Tienes mil razones: cuenta el viaje, no la meta.
    Aprender a saborear cada momento , sin ansiedad , aceptando lo que la vida te ofrece ,es el secreto por la serenidad…
    Pero no solamente los niños saben portarse así….
    Pasados los años de la escuela/la universidad/el casamiento/ los hijos/la carrera, uno puede relajarse , por fin , y dejar de correr…Hay que aprovechar , aunque no todos se dan cuenta de que la vejez trae consigo muchos tesoros!
    Tu lo has dicho mucho mejor que yo , pero resulta claro , que estamos de acuerdo en todo…..
    Mil gracias por esta entrada.

    Le gusta a 1 persona

  7. Es muy difícil sentir como un niño cuando uno hace tiempo que perdió la inocencia, que le inundaron los prejuicios, que piensa antes de actuar, que dice lo que no piensa… Es difícil evadirse de todo lo que tiene que venir (no tanto de lo pasado que ya no tiene remedio) porque de cómo lo afrontemos dependerá en gran medida nuestra felicidad futura. Aunque hacerlo es disfrutar y ser feliz en el presente. Supongo que es inevitable dar saltos en nuestra línea de vida aunque deberíamos hacerlo para mejorar nuestro momento actual. Besitos.
    PD. Veo que nadie se ha fijado en tus piernas… ¿Estoy salido?

    Le gusta a 1 persona

    1. Que tu has perdido la inocencia? Eso si que no me lo creo!
      Una amiga me ha puesto en el facebook un comentario fantástico sobre este post y yo me voy a permitir incorporarlo a esta respuesta.” Lo ideal es incorporar el pasado (por el tema del aprendizaje” y el futuro (por lo de ir a por tus sueños) sin perder la conexión con el presente. Esta acertadísima frase es la mejor definición.
      P.D. Si, lo estás, pero no se lo diré a nadie…
      Besazos amor.

      Le gusta a 1 persona

  8. Ay Anita, sabios y dificiles consejos.
    Mi perspectiva de futuro se ha trasladado a mis niños, que se hacen mayores, y para los que, como tu dices, necesitas planificar un dulce y perfecto futuro.
    Vaya milongas…
    Cuando yo tenia su edad, mi futuro mas próximo era ese chico que ni me miraba, cambiar las gafas por lentillas de una vez a ver si había alguno que me viera mona (por fin), y como mucho, muchísimo, aprobar de una vez esas asignaturas aunque fuera de forma ramplona e irme a vivir la vida universitaria, que es exacta a la del instituto pero sin fichar.
    Bueno, con algun vino mas, alguna copa mas, algun cigarro mas y con algún revolcón mas (o mejor, con algún revolcón. Punto).
    Si miro hacia atras desde mi atalaya de los cuarenta (y pico), siento que he desperdiciado el tiempo. Que hay muchas cosas que hubiera querido y no fueron. Pero tambien quedan cosas hermosas que perdurarán en mi cabeza para siempre. Imposible no pensar ni recordar. Imposible no desear aquello que creías perdido.
    Y desde esa misma atalaya me miro y me remiro, y me gusto, qué caray!
    Me siento joven o vieja dependiendo del momento. Pero sobre todo me siento mas yo. Mas firme, con las ideas mas claras, aunque con el mismo lote de incertidumbres.
    Eso debe de ser que aun soy joven y me queda mucho por explorar…
    ¿o tú, qué crees?

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo creo que esa sensación de haber perdido el tiempo me invadió igual que a ti cuando cumplí los 38 y me acompañó un par de años. Después, perduran los recuerdos buenos y lo que pudo ser y no fue lo he borrado. Nada de lamentaciones. Luego también empecé a mirarme y verme mas yo, unas veces estupenda y otras desastrosa, pero ya no influenciada por lo que otros piensan o dicen de mi. Y si, también me gusto. Las incertidumbres siguen ahí pero pero ya no ocupan todo mi tiempo. Y por supuesto que aún eres joven y yo contigo. Y como dice un amigo mio, el que se para, está muerto, así que no nos paremos que hay que seguir explorando. Besos a miles preciosa.

      Le gusta a 1 persona

  9. Ay, mi Ana! Dicen que Itaca es el camino y no el destino adonde llegar,por eso pienso que hay que vivir siempre ese presente que es lo único que tenemos seguro. El pasado fue, aunque nos deja firmes recuerdos y el futuro estar por llegar, así que hay atesorar los momentos presentes y aprovecharlos para hacer todas las cosas que deseemos. No hay que dejar nada para mañana y vivir. Vivir con toda la intensidad que podamos, sin reprocharnos nada.
    Besetes de esos de ahora, ya, en este momento.

    Le gusta a 1 persona

  10. Hay que disfrutar la vida, de cada momento, de los maravillosos amaneceres de sur que nos deja el norte, de todo …. La edad es sólo un número. Mi brindis favorito es este: por los que están como quieren, están con quien quieren y hacen lo que quieren. Y este año caerán 55!!! Y cada día mejor!! Besines Ana.

    Le gusta a 1 persona

  11. Así es bella dama desafortunadamente nosotros los adultos muchas veces tendemos a olvidar que hay que vivir el presente día a día sin preocuparnos que nos pueda deparar el futuro o que hallamos dejado de hacer en pasado. Excelentes conclusiones! Un beso desde las olas de este frío lago que me acompaña!

    Le gusta a 1 persona

    1. Afortunadamente también, podemos recordar cómo vivíamos siendo niños, sin pensar en otra cosa que no fuese el aqui y ahora. Y disfrutar como entonces de cada momento.
      El frío lago que le acompaña será un poco más cálido si le envío mis abrazos??
      Besos y abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  12. “Sean como niños” así dice Jesús … te leo y recuerdo el día que me dejaron a mis sobrinos (uno de 10 y una de 5) y les pregunto ¿qué hacemos mañana? y los dos “NO SÉ lo que sea”… me quedé pensando que qué rico ser así… vivir confiando en que mañana también será un buen día. Abrazos Ana, lindo tu texto… XOXO

    Le gusta a 1 persona

  13. Bien sabes que estamos en sintonía en este tema (y en varios otros, por fortuna). Recuerdo una maravillosa frase de Friedrich Nietzsche que viene como anillo al dedo: “La madurez del hombre es haber vuelto a encontrar la seriedad con que jugaba cuando era niño”. Siempre me resultó atractiva esa frase; y en lo certero de su exposición hay mucha tela para cortar. Cuando un niño juega lo hace con seriedad, lo hace como lo que es: algo importante, algo fundamental. Eso es lo debemos recuperar (y que no todos hacen; creo que nosotros, entre otros hemos sido afortunados y hemos encontrado el camino salvador de ese retorno a la niñez; niñez que no es infantilismo; sino eso que dice Nietzsche.
    Me encanta cuando encuentro una entrada que me hace pensar. En otras palabras: me encanta tu entrada.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  14. Ay, fuistes tu quien se lo recomendó a mi compi? Ya ha encargado dos, uno para cada una 🙂
    Me encanta la reflexión que has hecho. Sobre todo con lo defensora que soy de dejar que los niños sean niños.
    Besos guapa.

    Le gusta a 1 persona

  15. Kavafis lo dice con un soberbio poema que se llama Ítaca y que conoces bien. El viaje de Ulises le hará rico, pero le dice que no espere encontrar riquezas (el futuro) cuando llegue. Le dice que partió pobre (el pasado) y que las riquezas son las que le dará el viaje (el presente).
    Me encanta ese poema y lo que significa. Vivamos el presente que es lo que tenemos. Si al caminar tenemos la mirada muy a lo lejos, a la meta, corremos el riesgo de tropezar con las piedras que tenemos debajo de nuestras narices. Si al caminar tenemos la cabeza girada para ver lo que dejamos, las mismas piedras del camino nos harán caer. Conclusión (que me enrollo) a lo lejos y hacia atrás hay que mirar lo justito, donde debemos mirar es en el HOY. Debajo de nuestras narices.
    Me encanta como escribes Ana, no me cansaré de decírtelo.

    Me gusta

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s