DIARIO DE TRIANA IV

108 comentarios en “DIARIO DE TRIANA IV”

      1. Te seré sincero. Según lo hacía me daba la sensación de que no daba la talla, no sé, como que no se me da bien, pero viendo tu respuesta me lo creo un poco… Qué pena no tenerte cerca para poder reanimarte como reaniman a Triana!

        Le gusta a 3 personas

  1. Donde vas? Quédate, no te vayas, quedate. 🎶🎶🎶🎶
    No salgas de esta cama🎶🎶🎶🎶
    Deja que llegue el mañana.🎶🎶
    Y cuando despiertes🎧🎧🎧
    Ya estaré preparada 🎶🎶🎶
    Sonrojada, acalorada 🎶🎶🎶🎶
    Que tus noches sin mañanas🎶🎶
    Sin sentido quedan en mi almohada 🎶🎶🎶

    Bello Ana bello

    Le gusta a 1 persona

  2. No ves? a mi con estos temas me pasa lo mismo que a tí con la política, me aburren, serán cosa de la edad, lo que no implica que no aprecie la sensibilidad, erotismo, belleza, sensualidad, ternura, etc., de un texto, como es el caso. Lo que viene a ser algo así como un empate…el desempate lo ponen tus besos, que son como una ronda de penalties, ganadora. Bicos

    Le gusta a 1 persona

      1. Jajajá, no juzgues a toda la planta por un inquilino solo, yo es lo que veo en mi entorno, de todas maneras, pero veo caricias, gestos y miradas que no tienen precio…pero dices bien, aprovecha. A ver si no me mato al ir a la cuarta a por los besos, es que al ser eróticos voy un poco acelerao.

        Le gusta a 1 persona

          1. Ah, no, cambiar de planta puede traer efectos beneficiosos, potencia la acción, pero mentalmente te descartas porque no tiene mucho sentido, no conviene engañarse a uno mismo. Es como hartarte a ver escaparates sin tener un euro en los bolsillos, yo no lo hago. Si, piano piano bajaré.

            Le gusta a 1 persona

  3. Bella dama, usted siempre dejándolo a uno con algunos de los 5 sentidos descontrolados. Y es que es durante la lectura de sus letras que uno como lector no siente sólo ser parte sino que se pierde en esa travesura en la cual Triana lo embarca.

    Un abrazo Bella Dama!

    Le gusta a 2 personas

  4. Llegar tarde… Una costumbre que crece conmigo, como una incorregible nube de azules y grises que me persigue, una nube de tormenta que podría romper cualquier amarra… pero Triana no es de las que se quiebran.
    Subí las escaleras en penumbra y a pesar de mis esfuerzos, el suelo de madera delató mi presencia o quizás ella ya lo intuía, siempre lo intuye, no se como lo hace pero me desarma la ternura de su desvelo.
    Dejé mi ropa al pie de la cama, helada por la húmeda noche de este áspero diciembre. A veces odio mis viajes, mis largas ausencias sin el opio de su voz por las mañanas…
    Triana estaba en su cama, acurrucada como una niña pequeña mirando hacia la ventana. Me deslicé bajo el cálido edredón buscado el calor de su cuerpo. Apreté mi pecho contra su espalda y suspiré tranquilo. Mi brazo derecho, casi temblando con el roce de sus perfectas formas de mujer buscó sus labios que cálidamente se posaron en mis dedos y cerré los ojos en aquella noche perfecta.
    Como un ritual de cada una de nuestras noches compartidas, con mi mano derecha recogí dulcemente su pecho izquierdo, ahora agitado entre mis dedos, por su corazón latiendo sorprendido.
    Ella aún se apretó más contra mi, despertando mi pasión que intentaba abrirse paso por sus muslos de locura.
    De golpe se giró y me envolvió con sus piernas.

    – Ya estás… aquí.
    .- Claro, preciosa…ya estoy aquí, dije pidiendo perdón con mi voz.

    Besé su cara y los vértices endurecidos de sus pechos. Miles de caricias ciegas que nos llevaron al borde mismo de un volcán de sensaciones compartidas. Sus rodillas apretaban mis caderas y muriendo de deseo llamé a la puerta de su sexo ardiente. Arqueando su espalda, Triana me dejó entrar, lentamente, con un excitante suspiro surgiendo de su garganta.

    Nos amamos durante horas hasta quedar de amor exhaustos. Cuando estamos juntos, el mundo desaparece. En aquella madrugada, que recordaremos siempre, de nuevo tuve que partir. Triana lo sabía… siempre lo sabe.

    Le gusta a 5 personas

  5. TRIANA Y LA AUSENCIA

    Ese frío se queda, empala los ojos y desviste el alma,
    la cama como la arena tiene la memoria del sol,
    te evoca con los brazos y te despierta, ardiendo
    en cada curva y en todas las vueltas.

    Eres la misma con él dentro, haciendo su obra
    magnífica , expandiendo tu mar, meciendo tus olas,
    reventado cada hora y todos los siglos del momento,
    ese sudor del amor que envuelve la piel hasta la madrugada.

    La música de ese día perdura y retumba,
    como las caracolas repiten su canto desde dentro
    y te llevan al mar de todas las formas posibles,
    al concierto de gritos silenciosos.

    Somos invisibles para los demás,
    la playa te recuerda desnudo
    hundiéndose entre tus piernas y la madrugada,
    eterno para volver, porque nunca se va,

    Le gusta a 1 persona

Me encantan tus comentarios. Anímate y dame tu opinión. Gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s